Carta de convivencia

Nos regimos por los principios detallados en nuestro Proyecto Educativo y que, en referencia a la convivencia, asentamos en cuatro pilares:

- Aprender a conocer:

  1. Entendemos que cualquier situación puede ser buena para aprender y desarrollar todas las capacidades (cognitivas, socio-afectivas...). Construiremos, por tanto, un entorno favorable para el aprendizaje y las relaciones.
  2. Entendemos la acción educativa como la educación para un mundo global.
  3. El aprendizaje tiene un fuerte componente afectivo, donde juega un papel importante el autoconocimiento, la relación profesor-alumno, el establecimiento de metas alcanzables, atribuciones de éxito y fracaso, expectativas... y pretendemos cuidar estos aspectos.
  4. El aprendizaje requiere adecuación al contexto. El proceso de enseñanza y aprendizaje estará basado en la equidad para que nuestros alumnos desarrollen sus capacidades y competencias en un contexto normalizado e inclusivo.
  5. Desarrollaremos un currículo rico en información y conocimientos, que incorpore los valores y el uso de las herramientas propias de la sociedad de la información y la comunicación, pero con prácticas flexibles para que pueda  adaptarse a la diversidad de aptitudes, intereses, expectativas y necesidades del alumnado.
  6. Pondremos en marcha proyectos compartidos con otros centros, en especial centros Maristas.
  7. Desarrollaremos la capacidad de nuestros alumnos para regular su propio aprendizaje, confiar en sus aptitudes y conocimientos, así como para desarrollar la creatividad, la iniciativa personal y el espíritu emprendedor.
  8. Facilitaremos los apoyos necesarios para conseguir un aprendizaje exitoso.

- Aprender a hacer:

  1. Desarrollaremos la capacidad de hacer frente a múltiples situaciones.
  2. La actividad y la comunicación serán los medios más efectivos para el aprendizaje.
  3. Un modelo educativo centrado en quien estudia, siendo el alumno el agente activo en su propio proceso de enseñanza-aprendizaje.
  4. Desarrollaremos habilidades de pensamiento crítico y creativo, generando un aprendizaje para toda la vida, inculcando y desarrollando estrategias metodológicas cooperativas.

- Aprender a ser:

  1. Desarrollaremos en los miembros de nuestra comunidad, y en especial de nuestros alumnos, la construcción de una identidad libre y responsable, basada en el ejercicio de derechos y en la práctica de obligaciones que de ellos se derivan.
  2. Ayudaremos a comprender el mundo y a comprender a las otras personas para así comprendernos mejor a nosotros.
  3. Desarrollaremos competencias emocionales personales, sociales, solidarias y de razonamiento moral y ético
  4. Educamos en la convicción de la igualdad humana, siendo conscientes de que somos más iguales que diferentes. e Tenemos derecho a intentar conseguir lo que consideremos mejor para nosotros, siempre y cuando esto no repercuta negativamente sobre otras personas.
  5. Tenemos derecho a ser respetados. e Tenemos derecho a sentir emociones (miedo, ira, tristeza, alegría...) y a expresarlas sin herir los sentimientos de los demás.
  6. Tenemos derecho a tener nuestra propia opinión sobre cualquier tema o situación y a expresarla sin ofender intencionadamente a las demás personas. e Tenemos derecho a equivocarnos en actitudes, opiniones y comportamientos y a rectificar.

- Aprender a convivir:

  1. Entendemos la convivencia como inherente a la condición de vida en sociedad; pero para que esta se dé en condiciones favorables hay que organizarla y desarrollarla.
  2. La mejora de la convivencia es un compromiso de todos, en nuestros distintos niveles de responsabilidad.
  3. Nuestro deseo es el de crear una comunidad en la que se perciba el diálogo como una herramienta básica para afrontar conflictos; fomentaremos nuestras capacidades de diálogo para llegar a acuerdos y pondremos todos los medios a nuestro alcance para mediar.